Logosoma

El sufijo OMA se usa en biología para describir los diferentes niveles de estudio. El genoma, por ejemplo, sería el conjunto de todos los genes. Recientemente ha empezado a aplicarse a multitud de conjuntos: transcriptoma, interactoma, metaboloma, proteoma... y así hasta donde la imaginación alcance. ¿Por qué no aplicarlo también al mundo de las letras? Nace así el logosoma, el conjunto de todas las palabras, un nombre adecuadamente desmesurado y pedante; mi Ego no admitía menos.

Nombre:
Lugar: Valencia, Spain

miércoles, enero 11, 2006

Una divagación

Esta entrada está dedicada a Felicidad, incombustible visitadora de este blog moribundo. A ver si aún tiene salvación (el blog, no Felicidad, que por lo que sé no necesita de salvación).

Ahora el problema es ver sobre qué puedo divagar.

Nada de lo que se me ocurre merece la pena. Tal vez sea porque están siendo unos días bastante jodidos y todo lo veo desde una perspectiva muy pesimista. El fándom, por ejemplo. Mira que yo suelo hacer bromas con mi ego (en la presentación del blog, sin ir más lejos), pero verdaderamente se queda corto para lo que se cuece por ahí. Lo que más me fastidia es la exaltación de la mediocridad; sólo porque has logrado hacerte con un grupete de amigos dispuestos a apoyar a uno de los suyos. Después hay muchas quejas respecto a que el fantástico es un género menospreciado pero, ¿en cuál otro se hace tanto la vista gorda respecto a evidentes carencias literarias de sus autores? ¿En cuál otro se publican y alaban verdaderos atentados contra la lengua? ¿En cuál se forman camarillas cerradas dedicadas a la autocomplacencia y ciegas a todo lo demás?

Vale, esto último supongo que ocurre en todas partes, pero lo anterior no.

Ojo, no estoy diciendo que no hayan obras de valía y autores serios. Simplemente, me resulta inexplicable encontrarme con según qué cosas y con según qué críticas a las mismas (tampoco vale la pena ofrecer una lista, porque sería incompleta y por tanto injusta, pero cualquiera puede pensar en su propio listado). El respeto se gana o se pierde en base a lo que se produce... o así debería ser.

Bueno, para terminar con una nota positiva (Felicidad no se merece un dedicatoria amarga), y para demostrar (o enmascarar) que esto no es un arranque de frustración, anuncio que este año no se me escapa sin conseguir un par de premios y publicar al menos un par de cuentos en papel, si puede ser cobrando mejor. Mi lista completa de objetivos es más completa y detallada, pero tampoco es cuestión de arriesgarme hasta tal punto al escarnio y pitorreo públicos .