Logosoma

El sufijo OMA se usa en biología para describir los diferentes niveles de estudio. El genoma, por ejemplo, sería el conjunto de todos los genes. Recientemente ha empezado a aplicarse a multitud de conjuntos: transcriptoma, interactoma, metaboloma, proteoma... y así hasta donde la imaginación alcance. ¿Por qué no aplicarlo también al mundo de las letras? Nace así el logosoma, el conjunto de todas las palabras, un nombre adecuadamente desmesurado y pedante; mi Ego no admitía menos.

Nombre:
Lugar: Valencia, Spain

lunes, octubre 03, 2005

Documentación

Cada vez recurro más a la documentación para escribir mis relatos. No sólo documentación previa, para establecer el punto de partida o montar la justificación científica de un cuento hard, sino especialmente "pequeñas documentaciones" para estudiar tal o cual aspecto y dotar de mayor relieve y verosimilitud al texto.

En ocasiones, como en el caso de "La sonrisa de Strauss", la documentación cambia por completo el relato, en otras, como un par de proyectos que tengo en hivernación, lo único que consigo es enterrar la historia bajo una avalancha de datos, aunque lo más normal es que sólo sirva para redondear un párrafo y dotar de plausibilidad al conjunto.

Actualmente, cuando escribo, siempre tengo abiertas dos páginas. La primera es la de la RAE, que ya comenté en una ocasión, para consultar definiciones; la otra es la Wikipedia. Para encontrar cierto tipo de información es insustituible. Datos y más datos sobre las cuestiones más diversas. Lo bueno de la Wikipedia no es tanto los artículos en sí, como lo interconectados que están y los enlaces externos que incluyen. En no pocas ocasiones, al buscar sobre determinado tema, no están muy claro lo que se pretende encontrar. Siguiendo los enlaces, a menudo es posible tropezarse con información interesante. El problema es que vicia, y en como te descuides puedes acabar leyendo sobre la pesca a pulmón libre de perlas, sin saber a ciencia cierta como has llegado hasta el artículo correspondiente. Resulta particularmente útil para cuestiones históricas y curiosidades varias, así como para generalidades científicas (aunque aquí suele ser bastante más deficitaria).

Para consultas más específicas, no hay que despreciar al simple buscador de toda la vida (bien sea Yahoo o Google), con el que también hay espacio para la sorpresa.

Si lo que se busca es ciencia pura, una opción es consultar la base de datos Pubmed en NCBI, que por palabras clave del título o por autores ofrece la posibilidad de acceder al abstract de miles de artículos y, en ocasiones, permite enlazar con un PDF gratuito del mismo. En caso contrario, algo que puede probarse es copiar el título del artículo y lanzar una búsqueda (con Yahoo/Google). En ocasiones, los autores mantienen PDFs en sus páginas web personales.

El problema de todo esto es que hay toneladas de información, la mayor parte de ella muy específica y requiriendo cierto grado de solvencia científica para procesarla. Por ello, una buena opción es añadir en cada búsqueda la palabra "review". Los "reviews" son algo así como resúmenes de cómo está el panorama en determinada cuesitón. Puede ser todavía demasiado técnico o especializado, pero como pueden salir docenas de opciones (ordenadas por fecha de publicación), no resulta demasiado complicado encontrar alguna que satisfaga nuestra necesidad (en inglés, por supuesto; por cierto, al utilizar un buscador también es muchísimo más productivo consultar lo que nos interese en inglés... por una simple cuestión de cantidad de páginas disponibles).

Para terminar, el enlace a un par de artículos que estoy consultando para un par de futuros relatos (o novelas cortas). No sé si para ir creando expectación o si lo que pretendo es obligarme a ocuparme de ellos después de haberme descubierto:

http://en.wikipedia.org/wiki/Mass_extinction

http://www.planetaryexploration.net/jupiter/io/index.html