Logosoma

El sufijo OMA se usa en biología para describir los diferentes niveles de estudio. El genoma, por ejemplo, sería el conjunto de todos los genes. Recientemente ha empezado a aplicarse a multitud de conjuntos: transcriptoma, interactoma, metaboloma, proteoma... y así hasta donde la imaginación alcance. ¿Por qué no aplicarlo también al mundo de las letras? Nace así el logosoma, el conjunto de todas las palabras, un nombre adecuadamente desmesurado y pedante; mi Ego no admitía menos.

Nombre:
Lugar: Valencia, Spain

viernes, septiembre 30, 2005

Sesión 9

En consonancia con mi humor de hoy, voy a esparcir mal rollo. Quisiera recomendaros una de las mejores películas rodadas en los últimos años: "Sesión 9" de Brad Anderson. Hay películas de terror, películas de terror psicológico y películas de mal rollo. Ésta es de muy, muy mal rollo.

En líneas generales, cuenta la historia de un equipo de limpieza que tiene que eliminar el asbesto cancerígeno con que se aislaron los muros de un viejo y abandonado hospital psiquiátrico, que quieren convertir en una especie de centro municipal. El ambiente opresivo (tanto externo como interno), va cargando de tensión el trabajito y un terrible suceso acaba por salir a la luz, con resultados fácilmente imaginables.

Como podéis comprobar, nada en principio que lo diferencie de cientos de subproductos de terror como los que nos inunda cada año. Sin embargo, el enfoque es muy distinto. No hay apenas sangre, no hay sustos, no hay engaños visuales, no hay música estridente, sólo hay un adolescente y actúa como tal... ¿Qué hay? Para empezar un edificio que, por sí solo, ya acongoja (si queréis haceros una idea, visitad esta galería de fotos en la web "Modern ruins" y, de paso, el resto, que no tienen desperdicio). También una historia hábilmente urdida para sorprender al espectador (no para engañarlo). Pero, sobre todo, mucho, mucho mal rollo; oleadas de mal rollo.


Todo está calculado. Desde la magnífica secuencia de inicio, que ya pone a prueba las preconcepciones de los espectadores, hasta las pistas hábilmente dispuestas para que las comprendamos a posteriori. Pese a lo modesto de los medios empleados, contiene imágenes que se quedan grabadas en la retina (en ocasiones, por nada especial, simplemente por la fuerza intrínseca de las mismas), como una mano revolviendo entre viejos despojos, una silla de electroshock abandonada, unas luces que se apagan...

Evidentemente, no tuvo demasiado éxito. El público prefiere ser engañado vilmente y sorprenderse por giros argumentales absolutamente imprevistos sólo porque son ridículamente inverosímiles ("Identity"). Además, no van al cine a pasárselo mal, sino a tener un par de sustos inocuos (la vi en un cine casi vacío, sólo había una parejita que buscaba seguramente alguna excusa para cogerse bien fuerte... por su expresión a la salida creo que no la disfrutaron mucho). Para eso vale basura como "Ghost ship".

Su presupuesto fue de apenas un millón y medio de dólares (una bagatela, incluso por estos lares). En EE.UU. no recaudó más de 375.000. Sin embargo, en España, el mercado más propicio para las películas de terror (a saber por qué), prácticamente cubrió su presupuesto, recaudando 1.332.ooo euros (casi 300.000 espectadores), lo cual no es poca hazaña teniendo en cuenta que apenas se publicitó (se exhibió durante la primavera de 2002).

Este "éxito" propició que la siguiente película de Brad Anderson se rodara con capital español, bajo el manto de la Fantastic Factory. El director contó con cinco millones de presupuesto para rodar "El maquinista", con Christian Bale (fantasmagórico tras quedarse literalmente en los huesos) y Michael Ironside. Otra magnífica película (aunque, en mi opinión, inferior a "Sesión 9"), acerca de un operario que lleva más de un año sin poder conciliar el sueño (y que se ha quedado en el proceso en unos miserables 54 kilos de peso... simplemente asombroso, no hay truco que valga, Bale mide metro ochenta).

"Sesión 9", un ejemplo de lo que se puede hacer con millón y medio, doce actores y mucho talento. Si cundiera el ejemplo... ¡sería horrible! ¡No hay forma humana de soportar tanto mal rollo!

6 Comments:

Blogger Alfredo Álamo said...

A mi me encantó, la verdad. Esa voz en off de las grabaciones de la sesión... brrr, que mal rollo!

1:58 p. m.  
Blogger Sergio Mars said...

¿Cómo podría no haberte encantado? El mal rollo mola más.

2:15 p. m.  
Anonymous Elbeanor said...

¿Te puedes creer que todavía no la he visto? A ver si lo consigo un día de éstos/estos (¿?). :-D

8:21 p. m.  
Blogger Meryrous said...

Yo me aluciné con esa película no me suelen dar miedo las peliculas de miedo valga la redundancia pero madre mia! con esa me quede con muy mal sabor de boca por decirlo de algun modo, me resulto desagradable con una carga de desagrado bastante grande, pero la doy por buena precisamente por eso.

9:14 a. m.  
Blogger Sergio Mars said...

Hola, Meryrous:

Efectivamente, ése debería ser el baremo para determinar lo buena que es una película de miedo. "Sesión 9" es, más bien, de mucho mal rollo (pero mucho, mucho), todo un adelanto respecto a tonterías como "El barco fantasma" y demás bobadas que suelen colar como películas de terror.

3:55 p. m.  
Anonymous GABY said...

AYER VÍ ESTA PELÍCULA, Y CREO QUE LAS PELIS QUE TE ERIZAN LA PIEL, SÓLO DE ESCUCHAR UNA VOZ O VER LA CARA DE LOS ACTORES....ES EXCELENTE!

4:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home