Logosoma

El sufijo OMA se usa en biología para describir los diferentes niveles de estudio. El genoma, por ejemplo, sería el conjunto de todos los genes. Recientemente ha empezado a aplicarse a multitud de conjuntos: transcriptoma, interactoma, metaboloma, proteoma... y así hasta donde la imaginación alcance. ¿Por qué no aplicarlo también al mundo de las letras? Nace así el logosoma, el conjunto de todas las palabras, un nombre adecuadamente desmesurado y pedante; mi Ego no admitía menos.

Nombre:
Lugar: Valencia, Spain

jueves, septiembre 15, 2005

Colección de novela histórica

Acabo de volver de ver "La guía del autoestopista galáctico". Muy divertida, tal vez escriba algo sobre ella en otra ocasión. Sin embargo, hoy quiero dedicarle unas líneas a la nueva colección que publica El País. Cada lunes, martes y miércoles sacará una novela histórica, hasta un total de 50 títulos, a dos euros y medio (más el valor del periódico). Verdaderamente, en varios casos es una gran ocasión para hacerse con una magnífica obra.

Lo curioso es que, tratándose de novela histórica, se inicie la colección con "El Clan del Oso Cavernario" de J. M. Auel. Supongo que pensaron que mejor empezar por algo lo más alejado posible, sin caer en la cuenta de que se trata, en todo caso, de una novela prehistórica, por lo que todo cuanto relata es pura invención, sin que se apoye en ningún hecho conocido, estirando la definición de novela histórica hasta límites insospechados.

Bueno, independientemente de esto, se trata de una buena novela, muy especulativa en determinados aspectos (básicamente, los sociales), pero generalmente bien documentada y amena. Además, no incurren en el error de continuar con la saga, ya que ésta va derivando progresivamente hacia el novelón rosa erótico-festivo (el cuarto volumen ya es intragable).

El lunes 26 sacan la imprescindible "El nombre de la rosa", de Umberto Eco. Una vez más, interpretan lo de histórica a su manera, ya que, si bien la ambientacióne es perfectamente medieval, los hechos narrados son por completo ficticios. Pero bueno, eso es lo de menos. Se trata de una novela magnífica que no debe faltar en ninguna biblioteca que se precie.

Sigue "La plata de Britania", la primera de las novelas de Lindsey Davis sobre el detective romano Marco Didio Falco. No es de las mejores de la serie, pero tiene su gracia y permite comprobar si te engancha el estilo del autor. En dicho caso, habrás descubierto un filón, ya que están publicando toda la serie en formato de bolsillo. En estas novelas se centra sucesivamente en diversos aspectos de la vida romana y en ocasiones, en la descripción de determinadas provincias, con un estilo cercano a la novela negra clásica aunque mostrando un tono más optimista (y sin despreciar las notas de humor).

Y el miércoles 28 toca una gran novela de Pauline Gedge, "La dama del Nilo", que trata sobre el reinado de la faraona Hapshetsut (incluyendo los hechos más notables del mismo, como la expedición al país de Punt o la construcción de su célebre templo). Muy recomendable.

Siguen un par de obras de Robert Graves sobre el emperador Claudio (la primera de ellas, la famosa "Yo, Claudio"), de las que poco puedo decir (sólo he empezado una novela de Graves, "El conde Belisario" y, por diversos motivos, tuve que dejármela nada más empezar), y cierra la semana "Aníbal" de Gisbert Haefs, una de las novelas que tengo en mis pilas de libros pendientes (aunque tiene muy buenas críticas).

Las dos siguientes son las dos partes de "Los hijos del grial" de Peter Berling, que no he leído pero de la que me permito opinar de todas formas (que para eso este blog lo leen cuatro conocidos). Primero, me da la impresión de que es más un pastiche pseudohistórico y pseudomístico que una novela bien fundamentada. Segundo, es sólo la primera novela de una trilogía, que no sé hasta que punto puede leerse independientemente. En fin, puede que sea prejuicio ciego, pero me da mala espina.

Voy a ir saltándome entregas (entre otras cosas porque algunos libros ni los había visto hasta ahora), hasta llegar al lunes 17 de octubre, cuando sale "Capitán de mar y guerra", la primera de las novelas de Patrick O'Brian sobre el marino inglés Jack Aubrey (en la que se basa parcialmente la película "Master and Commander"). Dicen que es de lo mejorcito sobre literatura naval. Es posible que le dedique un vistazo.

El miércoles siguiente, otra imprescindible: "Sinuhé, el egipcio" de Mika Waltari, donde se narran los tormentosos años de la reforma monoteísta de Akhenatón en el antiguo Egipto, desde la óptica de un médico que se ve involucrado en los grandes acontecimientos que conmocionaron todo el mundo conocido. Simplemente magnífica.

Y, realmente, del resto de la colección poco tengo que opinar. Si alguien sabe de alguna novela que puedan valer la pena, que no dude en comentarlo. Tal vez en otro momento me dedique a añadir aquellos títulos que a mi juicio serían interesantes como ejemplos de grandes novelas históricas y que se encuentran ausentes entre las cincuenta elegidas.

Se me olvidaba, aquí está el enlace al listado de títulos. Por ahora, y como diría Julito, alea jacta est, es decir, en traducción muy libre, a cascarla.